Perros en la Religiones V

El Perro entre Los Mayas y  Los Nahuas

(segunda parte) ¬ęlea tambi√©n la primera parte¬Ľ

¬ęHombre y perro, como en la vida cotidiana, son inseparables en el pensamiento religioso de los nahuas y los mayas.¬Ľ

El perro y la muerte del hombre

El perro no sólo está en el origen del hombre, sino también en el fin, pues es el ser encargado de transportar al espíritu del muerto hasta el inframundo.

El perro es un ser nocturno que conoce los caminos en la oscuridad y puede ver los esp√≠ritus. Desde la √©poca prehisp√°nica hasta hoy, los mayas y los nahuas creen que ¬ęlos perros ven muy bien de noche a¬† las almas que salen de los cuerpos cuando √©stos duermen, por eso a√ļllan¬Ľ.

El perro es el compa√Īero inseparable del hombre, que va con √©l hasta el m√°s all√°.

Los nahuas creían que al llegar al gran río del inframundo, el espíritu encontraba a  su perro y montaba sobre su lomo para atravesarlo. Entre los mayas se confirma esta creencia.

El perro que transportaba al espíritu tenía que ser el propio perro del muerto, ya que los otros constituían una amenaza en el camino.

La relación del perro con la muerte se manifiesta claramente, asimismo, en el hecho de que el patrón del signo Itzcuintli del Tonalpohualli es Mictlantecuhtli, dios de la muerte, que por ello recibe el nombre calendárico de 5 Itzcuintl~ al Iado del dios aparece el signo, por ejemplo, como cabeza de perro negro con la lengua roja salida. También puede verse un perro cuya mitad anterior de la cabeza es la del dios de la muerte;

El dios perro Xólotl

La significación de muerte y  la de Sol poniente/ coinciden en la figura del dios perro Xólotl, entre los nahuas. Este es el hermano gemelo de Quetzalcóatl, que representa su contrario: oscuridad, inframundo, muerte; de ahí su forma perruna.

ambos son Tlahuizcalpantecuhtli (el planeta Venus): Quetzalc√≥atl, la estrella de la ma√Īana, y X√≥lotl, la vespertina, que se dirige hacia el inframundo y que parece haber tenido la funci√≥n, como dijimos antes, de transportar al Sol y acompa√Īarlo en su recorrido cotidiano por el reino de la muerte, del mismo modo que el esp√≠ritu del perro com√ļn transporta al de su amo al Mictlan.

dios maya del ma√≠z ¬ęYum Uil¬Ľ - Perros en las religiones

No hay evidencia en las fuentes sobre los mayas de una deidad perro ‘como X√≥lotl; sin embargo, en la banda astral de la que se desprende el perro solar en los c√≥dices destaca el glifo de Venus. asociaci√≥n que concuerda con un mito de los k’ekch√≠s y mopanes actuales seg√ļn el cual Venus, el hermano del Sol, es un perro que corre delante del astro. Esto coincide tambi√©n, notablemente, con el hecho de que el X√≥lotl de los nahuas, es el aspecto vespertino de Tlahuizcalpantecuhtli.

Xólotl es también dios del juego de pelota.

Tablero del Juego de Pelota con la representación del Dios C - Perros en las religiones

Y asimismo, por su significado de oscuridad e inframundo, era patrón de los brujos, y podía convertirse en guajolote; así esta ave, que fue una de las principales ofrendas a  los dioses, se llamaba huexólotl.

El perro fue un s√≠mbolo con m√ļltiples valencias en las religiones maya y n√°huatl. En √©sta se asocia a dos de las deidades m√°s importantes: Tonatiuh y Quetzalc√≥atl, representando su contrario, su aspecto de oscuridad, inframundo y muerte: es Nanahuatzin, el ser deforme y enfermo que se tansmutar√° en el Sol, y es X√≥lotl, el gemelo o alter ego de Quetzalc√≥atl, su car√°cter de estrella vespertina, que conduce al Sol muerto hacia el inframundo.

Pero el perro como s√≠mbolo religioso fue m√°s que una deidad astral: tiene otras varias significaciones, tanto para los nahuas como para los mayas, que se ligan estrechamente con el hombre, ya que fue considerado desde el compa√Īero que lo sustituye ante los dioses en el sacrificio y que lo lleva a¬† su destino final, hasta el antepasado y el h√©roe cultural que le da el fuego solar y, con √©l, la civilizaci√≥n. Es decir, que el perro est√° en el origen del hombre, en su vida cotidiana y en su muerte.

El perro, fin, es un ser que se¬† asoci√≥ simb√≥licamente con los tres estratos del universo, pero fundamentalmente tiene una significaci√≥n ct√≥nica. Es celeste, en tanto que se asocia al Sol y a Venus, y baja al mundo de los hombres el fuego del Sol, pero es ante todo terrestre e infraterrestre porque simboliza a¬† los dos astros en su aspecto de tr√°nsito por el reino de la muerte, y por su √≠ntima relaci√≥n con el hombre, que le permite sustituirlo como v√≠ctima del sacrificio humano, y que, al conocer los caminos en la oscuridad y poder ver los esp√≠ritus de los hombres cuando se separan del cuerpo, tanto en el sue√Īo como en la muerte, es quien conduce a las almas de los difuntos a¬† su destino final.

 Xoloitzcuintle

 

Fuente: (http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/revistas/nahuatl/pdf/ecn27/519.pdf)