Perros en la Religiones IV

El Perro entre Los Mayas y  Los Nahuas

(primera parte)

¬ęHombre y perro, como en la vida cotidiana, son inseparables en el pensamiento religioso de los nahuas y los mayas.¬Ľ

Entre los mayas y¬† los nahuas encontramos el v√≠nculo hombre¬≠ perro en m√ļltiples contextos, y se√Īaladamente en el religioso, don¬≠de el perro fue un importante s√≠mbolo de lo sagrado.

Tan unido se considera el hombre a su perro, que hasta los Aruxes, esp√≠ritus antropomorfos perjudiciales para los mayas de Quintana Roo, tienen su perro, peque√Īo como ellos, que tambi√©n es ¬ęde puro viento¬Ľ

En Mesoam√©rica hab√≠a distintas clases de perros antes de la llegada de los espa√Īoles con sus canes, como lo expresan muchas fuentes

‚ÄúHay perros naturales de la tierra que no tienen pelo ninguno, y no ladran, que tienen los dientes ralos y agudos, las orejas peque√Īas, tiesas y¬† levantadas … y¬† tambi√©n los indios tienen otra suerte de perros que tienen pelo. pero tampoco ladran y son del mismo tama√Īo que los dem√°s‚ÄĚ

En los c√≥dices y obras pl√°sticas mayas vemos, asimismo, dos clases de perros: peludos y¬† pelones. Los peludos por lo general se representan con una mancha negra alrededor del ojo, la lengua salida y una leng√ľeta curva que sale del √°ngulo del ojo, que puede ser negra o blanca; un ejemplo es el glifo T801. Asimismo, se dibuja con manchas negras en el cuerpo, generalmente en el dorso. Los nahuas, por su parte, llamaban al perro sin pelo, que fue bellamente esculpido en barro por los grupos de Colima, xoloitzcuintli, el cual es descrito por Hern√°ndez como el m√°s grande de los perros aut√≥ctonos, sin pelo, de piel suave y lisa, manchada de leonado y azul.

glifo T801 - Perros en las religiones - Mayas y n√°huatl

Otro es el techichi o chichi, parecido a¬† los perros chicos de Espa√Īa, comunes y corrientes. Todas estas clases de perros eran de varios colores, lisos y manchados; grandes y medianos; unos de pelo largo y otros, corto; de largos hocicos, dientes agudos, orejas c√≥ncavas y¬† pelosas, cabeza grande y corpulentos. Afirma Sahag√ļn que eran mansos y¬† dom√©sticos, con todas las cualidades de nobleza y cari√Īo por sus amos que tiene cualquier perro. A√Īade que hab√≠a algunas personas que viv√ćan de criar perros. Dos de los nombres nahuas son gen√©ricos de perro: cllichi e itl-cuintli.

El perro y el sacrificio

En general se ha afirmado, a partir de algunos datos de las fuentes, que los ind√≠genas mesoamericanos engordaban a¬† los perros pelones para comer. Pero al parecer, de las varias clases de perros nativos no todos se com√≠an; el preferido para ser ingerido entre los nahuas, como dice Sahag√ļn, era el tlalchichi y no menciona al xoloib:.¬≠cuintli como alimento. Por otra parte, el perro no era alimento com√ļn, sino comida ritual, como los pavos, e¬† incluso como los mismos hombres que eran sacralizados para encarnar a una deidad y luego sacrificados e¬† ingeridos en un acto de comuni√≥n con el dios. El hecho de que el perro fue s√≥lo comida ritual.

signo Itzucuintli Codice Telleriano - Remensis. El Perros en la Religiones

En las fuentes sobre los mayas tampoco se habla del perro como comida com√ļn, sino como comida ritual, y en los c√≥dices lo vemos en contextos rituales, aliado del signo Kan, ma√≠z, y del pavo, de lo que cabe deducir que los perros que com√≠an eran los que sacrificaban en las ceremonias, por lo que se trataba de alimento sagrado.

El sacrificio de perros en las ceremonias tenía un significado distinto al del sacrificio de aves y otros animales, ya que generalmente se le mataba por extracción del corazón, en sustitución de un hombre.

El rito de sustituci√≥n del hombre por un perro pudiera estar conectado tambi√©n con la creencia de que este animal es un antepasado del hombre, ya que entre los tzotziles actuales se relata: ¬ęOjoroxtotil, el Sol, transformado en perro, sedujo a una mujer llamada Cabinala, y de la uni√≥n de ambos result√≥ el ser humano, que emergi√≥ de las cuevas.¬Ľ

El nombre de Cabinala viene de cah tierra, por lo que ella representa la madre tierra, cuyo √ļtero es simbolizado por las cuevas. Este perro ancestral puede equipararse con el coyote de los Anale de los cakchiqueles, que portaba en las entra√Īas el ma√≠z con el que se form√≥ al hombre.

Glifo T753, T567, T765 - Perros en las religionesContinua leyendo la Segunda Parte

Fuente: (http://www.historicas.unam.mx/publicaciones/revistas/nahuatl/pdf/ecn27/519.pdf)