Cara de Culpable, irresistibles, ¬ŅNo es tieno?

Cara de Culpable, irresistibles, ¬ŅNo es tieno?

¬ŅMito o Realidad?

¬ęUn estudio sugiere que la mirada expresiva de los perros es s√≥lo imaginaci√≥n de los humanos.¬Ľ
Los perros suelen romper las plantas, zapatos y todo objeto que les resulte atractivo, m√°s a√ļn si son cachorros. Los propietarios suelen decir que pueden entender las expresiones de sus mascotas.
En especial los ojos de culpa que tienen cuando han hecho algo malo.
Pero investigadores del Barnard College de Nueva York convencieron a algunos propietarios de que sus perros habían hecho alguna travesura cuando no era cierto.
Mientras ellos (los porpietarios) seguían afirmando que podían ver la expresión de culpabilidad.
El estudio reveló que la expresión no tiene relación con el comportamiento de los animales.
Descubrieron, que la creencia de los propietarios de que pueden interpretar el lenguaje corporal de los perros a menudo es totalmente infundada.
Cara de Culpable ¬ŅMito o Realidad?
Los investigadores descubrieron que los humanos proyectamos nuestras emociones en los perros.

Mirada de culpa

El estudio realizado por la bi√≥loga Alexandra Horowitz, del Barnard College de Nueva York, en Estados Unidos, demostr√≥ que¬†la cl√°sica mirada culpable de un perro no indica si realmente el animal se ha comportado mal, simplemente¬†se trata de una reacci√≥n ante los reproches que le hace su due√Īo.

La investigaci√≥n ¬ęConocimiento y Comportamiento Canino¬Ľ indag√≥ en c√≥mo los due√Īos de perros interpretaban las expresiones de los animales cuando cre√≠an que hab√≠an comido algo y prohibido para ellos.

Cara de Culpable ¬ŅMito o Realidad?
La cl√°sica mirada culpable de un perro no indica si realmente el animal se ha comportado mal.

El estudio realizado

Durante la investigaci√≥n, se realiz√≥ un experimento, donde los propietarios de los perros le ordenaros a sus mascotas que no tocaran la comida que hab√≠an colocado en una habitaci√≥n. Despu√©s de que sus due√Īos salieron de la sala, a un grupo de perros se les dio la comida, y a otros, no.

En una serie de pruebas, se les dio a los due√Īos unas veces informaci√≥n correcta y otras falsa sobre si los perros hab√≠an comido o no.

El resultado:¬†los perros que fueron reprendidos mostraron, a juicio de sus due√Īos, una mirada inequ√≠vocamente culpable, no importando si hab√≠an comido el alimento prohibido o si ni siquiera lo hab√≠an probado.

Pero el estudio, publicado en la revista Behavioural Processes, encontró que las apreciaciones de si sus perros parecían culpables -o no- no guardaban relación con el hecho de que el perro hubiera comido.

Cuando dijeron a los due√Īos que el perro hab√≠a cometido la travesura, ellos afirmaron que ve√≠an la expresi√≥n de culpa, incluso cuando el perro no hab√≠a hecho nada malo.

Adem√°s se observ√≥ que cuando hab√≠a alg√ļn cambio en el semblante de los perros era reflejo de las emociones de los humanos.

Cara de Culpable ¬ŅMito o Realidad?
Cuando hab√≠a alg√ļn cambio en el semblante de los perros era reflejo de las emociones de los humanos.

Si un due√Īo cre√≠a que su perro se hab√≠a comportado mal y lo reprend√≠a, algunos perros mostraban una expresi√≥n de ¬ęamonestado¬Ľ, que los humanos interpretaban como una admisi√≥n de culpa.

Las mascotas que parec√≠an m√°s ¬ęculpables¬Ľ, seg√ļn sus due√Īos, eran aquellas que hab√≠an sido reprendidas por algo que no hab√≠an hecho.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que esa mirada o expresión de culpa es una respuesta al comportamiento humano y no tiene relación con las acciones del perro, o con la conciencia de haber roto alguna regla.

Tras este ejercicio, Alexandra Horowitz dijo que¬†la percepci√≥n de los sobre los perros ¬ęes simplemente lo que quieren ver los propietarios¬Ľ. Para la investigadora, los¬†seres humanos tienden a transferir sus ideas morales y comportamientos a sus compa√Īeros animales, por lo que mientras m√°s cerca y m√°s tiempo pasan con ellos, m√°s propensos son a este tipo de juicios.

Cara de Culpable ¬ŅMito o Realidad?
Los¬†seres humanos tienden a transferir sus ideas morales y comportamientos a sus compa√Īeros animales.