Perros en las Religiones

Perros en las Religiones

Esta es una serie, Perros en las Religiones, fue creada e investigada exclusivamente por el Kennel Club Argentino, que serán entregadas en etapas, con el fin de poder ampliar tus conocimientos culturales sobre la historia de los perros, que no son ni más ni menos que la historia de los Productores Caninos a través de los milenios.

Donde hubo un perro, detr√°s hubo un CRIADOR. Esperemos que las disfrutes, gracias siempre por confiar en el √önico Registro Oficial de la Rep√ļblica Argentina.

Directorio del KENNEL CLUB ARGENTINO.

Perros en las Religiones – 1¬į Parte

Los seres humanos somos animales simbólicos. En nuestro afán por interpretar el mundo, dotamos de significado todo lo que nos rodea, para que el mundo, a su vez, nos brinde un significado a nosotros mismos.

Al inicio de las civilizaciones, las incontables especies de esta naturaleza, ya sea por su belleza, destrezas u otras cualidades, fueron el blanco perfecto para crear mitos que hicieron de ellos objetos de adoración y fundamento de diversas religiones. Se convirtieron en animales sagrados.

Ning√ļn animal ha estado tan unido al hombre como el perro, tal vez desde que el homo sapiens apareci√≥ sobre la tierra. Y no s√≥lo ha sido el compa√Īero del hombre, sino tambi√©n su sustituto ante los dioses, su origen y su conductor al destino final, as√≠ como el dador del fuego y, con ello, de la civilizaci√≥n.

perros neoliticos - Perros en las Religiones perros neoliticos - Perros en las Religiones

Antiguo Egipto

Los perros eran vistos como la encarnación de Anubis. Durante la Primera Dinastía (3100 Р2890 a. C.) se creía que los animales sagrados eran encarnaciones o manifestaciones de sus correspondientes dioses. Las catacumbas de Saqqara servían como lugar de enterramiento para animales que se ofrecían como tributo al dios con cabeza de chacal Anubis.

Urna antiguo egipto - Perros en las Religiones

M√°s del 90% de los cuerpos identificados en las catacumbas corresponden a perros. Muchos pertenec√≠an a peque√Īos y j√≥venes cachorros a los que se habr√≠a dado muerte pocas horas despu√©s de su nacimiento. La selecci√≥n de perros m√°s viejos y de mayor tama√Īo hab√≠a sido momificada y colocada en ata√ļdes de madera, ubicados en nichos abiertos en los muros de las c√°maras, claro signo de haber pertenecido a esferas sociales elevadas Incluso se cree que podr√≠a tratarse de los cad√°veres de animales que hubiesen vivido en el propio templo y que habr√≠an disfrutado de una vida normal hasta el momento de su muerte, tras la cual eran enterrados de forma ceremonial.

Los investigadores creen que las criaturas preparadas de una manera más elaborada habrían sido tributos ofrecidos por donantes de alto rango o por sacerdotes.

Como en las catacumbas hab√≠a muchos m√°s restos de perros dom√©sticos que los que ser√≠a posible mantener en una ciudad como la Saqqara de entonces, es posible que en la antig√ľedad existiesen ¬ęgranjas de cachorros¬Ľ probablemente en Menfis y sus alrededores, que suministraran la mayor parte de los animales, afirman los investigadores. No se han encontrado registros escritos al respecto, pero las cantidades contabilizadas hacen de esta una hip√≥tesis probable.

Anubis es uno de los más destacados y místicos dioses del antiguo Egipto. Su culto se remonta a los albores de la historia de esta civilización asentada a orillas del río Nilo.

Su nombre aparece en las mastabas (tumbas de adobe) más antiguas conocidas de la Primera Dinastía, y se han hallado también varios relicarios consagrados a él. Uno de ellos fue descubierto en un cementerio de perros y chacales momificados de Anubeion, emplazamiento situado al este de Saqqara.

Anubis - Perros en las Religiones