LA OBESIDAD EN PERROS

LA OBESIDAD EN PERROS Y GATOS

Al igual que en los humanos, esta era del sedentarismo y la comida basura parece que tambi√©n est√° afectando a nuestros animales dom√©sticos. Seg√ļn estudios recientes, una de cada tres mascotas que vive en los pa√≠ses occidentales es¬†obesa.

La obesidad es el principal problema nutricional en perros y gatos.

Los cachorros tambi√©n son los que menos problemas tienen a la hora de comer, ya que est√°n en etapa de crecimiento y se les puede permitir comer un poco m√°s (siempre bajo control). Los problemas de¬†obesidad¬†empiezan despu√©s del a√Īo, cuando los animales, que deber√≠an llevar una dieta regulada, siguen comiendo de todo.

¬ŅQu√© es la obesidad?

Del mismo modo que en las personas, cuando el animal consume más calorías de las que su organismo utiliza, el exceso de tejido adiposo (grasa) se acumula en el cuerpo y progresivamente, llega a provocar lo que se conoce como obesidad.

La mayor√≠a de casos de animales dom√©sticos con¬†exceso de peso¬†son un reflejo directo del gran problema de la¬†obesidad¬†en la sociedad actual. La gran diferencia entre el¬†sobrepeso¬†de las mascotas y el de sus due√Īos es que los animales no tienen la facultad de controlar su peso, ya que dependen √ļnica y exclusivamente de lo que les sirva su due√Īo.

¬ŅA mi mascota le sobra peso?

A lo mejor nunca nos hemos planteado que nuestro perro o gato pueda sufrir¬†obesidad¬†y nos hemos limitado a creer que es un animal sano y bien alimentado. Pero la verdad es que este problema, que parece no tener importancia, puede tener unas consecuencias terribles en nuestro fiel compa√Īero.

Entonces, ¬ŅC√≥mo podemos diferenciar entre si nuestro perro o gato es¬†obeso¬†o simplemente es de constituci√≥n robusta? Nos tenemos que empezar a plantear que nuestra mascota necesita hacer dieta cuando:

  • A simple vista, el animal presenta un aspecto m√°s grande de lo normal (supera entre el 15 y el 30 % de su peso est√°ndar).
  • Al palpar el t√≥rax, debido a la gruesa capa de grasa, no podemos contar ni diferenciar las costillas.
  • Le cuesta saltar y desplazarse, juega menos y al menor movimiento se ahoga y se cansa. Duerme menos y est√° de mal humor.
  • Es incapaz de dejar de comer mientras tiene comida en el plato.
  • Tiene grasa acumulada en el √°rea lumbar y en la base de la cola.
  • El abdomen es tan ancho como el pecho.

De todos modos, a la menor sospecha de que nuestro perro o gato padece obesidad, lo mejor que podemos hacer es consultar a nuestro veterinario para que nos haga un diagnóstico correcto.

¬ŅA qu√© se debe la obesidad?

Como ya hemos apuntado, la obesidad, generalmente, está causada por una abundante ingestión de calorías frente a un bajo consumo energético. Esta sobrealimentación, ligada a la falta de ejercicio, es una de las causas más frecuentes de la obesidad pero no la principal. Nuestra mascota puede ser obesa porque sufre de hipotiroides (un 25% de perros obesos la padecen), ha sido castrada, tiene problemas de estrés, está afectada por el síndrome de Cushing o tiene lesiones en el hipotálamo.

Dejando de lado estas √ļltimas excepciones, los principales factores que influyen en la¬†obesidad¬†canina y felina son:

  • La gen√©tica: Algunas razas de perros y de gatos son m√°s propensas que otras a engordar con facilidad. Ejemplo, perros:¬†Mestizos, Labrador Retriever,¬†¬†Basset Hound,¬†Rottweiler,¬†Golden Retriever,Bullmastiff,¬†Carlino,¬†¬†Beagle,¬†¬†y Dachshund.
  • El propietario y su estilo de vida:Como bien se dice, las mascotas son el claro reflejo de sus due√Īos. Si un perro o gato tiene un due√Īo sedentario y que se alimenta de cualquier manera, lo m√°s probable es que el animal no haga ejercicio y su dieta no sea del todo equilibrada. Tampoco es lo mismo que el animal viva con una pareja joven y din√°mica que sale a menudo a hacer excursiones que con una mujer mayor que s√≥lo sale de casa en contadas ocasiones. Generalmente, un animal que vive en un piso tiende a ser m√°s sedentario que uno que disfruta de un jard√≠n.
  • La edad:Hasta el a√Īo de edad, m√°s o menos, el cachorro no alcanza su tama√Īo definitivo. A medida que el animal envejece disminuye la actividad y en consecuencia las necesidades energ√©ticas. Si sigue consumiendo las mismas cantidades que cuando era joven pero se mueve menos, es l√≥gico que acabe engordando.

Riesgos para la salud

M√ļltiples complicaciones que se pueden producir:

  • Trastornos importantes de locomoci√≥n (artrosis, hernia discal, rupturas de ligamentos‚Ķ).
  • Dificultades cardio-pulmonares.
  • Afecciones digestivas (necrosis hep√°ticas, estre√Īimiento, flatulencia‚Ķ).
  • Patolog√≠as de las funciones reproductoras (laobesidad¬†es la primera causa de infertilidad en las perras, cuyo ciclo sexual estar√° perturbado, y por otra parte tendr√°n grandes dificultades en el momento del parto).
  • Predisposici√≥n a la diabetes.
  • Aumento de los riesgos quir√ļrgicos (la anestesia es m√°s dif√≠cil y m√°s peligrosa en un animal obeso).
  • Trastornos cut√°neos.
  • Problemas visuales.

Prevenir y solucionar la obesidad

Lo primero que debemos hacer si creemos que nuestro perro o gato padece sobrepeso es consultarlo con nuestro veterinario. El especialista debe evaluar y analizar el estado de salud de nuestra mascota y a partir de aquí, si lo cree necesario, personalizar un programa de reducción de peso. Cada perro o gato es diferente y por lo tanto, tiene necesidades diferentes. Si nuestra mascota ha sido diagnosticada como obesa es importante seguir estos consejos:

  • La p√©rdida de peso debe ser siempre progresiva y gradual, hay que tener paciencia y establecer objetivos realistas.
  • Debemos contar todo lo que el animal come durante el d√≠a. Si tenemos otros animales en casa, no los debemos alimentar todos al mismo tiempo a no ser que est√©n vigilados, ya que el animal en proceso de adelgazamiento podr√≠a comerse la raci√≥n de los dem√°s.
  • Fraccionar la raci√≥n a lo largo del d√≠a.
  • Hacer que beba tanta agua como sea posible.
  • Debemos comprobar regularmente los progresos obtenidos con ayuda de una balanza.
  • Una vez nuestra mascota se encuentre en forma, es importante mantener un r√©gimen de conservaci√≥n para evitar la reca√≠da.

Aunque las maneras de prevenir y solucionar la¬†obesidad¬†parecen bastante obvias, es muy importante llevarlas a cabo. Aunque nuestro perro o gato no sea obeso, es fundamental que los due√Īos estemos concienciados y sigamos unas pautas racionales y saludables para nuestros compa√Īeros gocen de buena salud. Es recomendable:

  • Seguir un control del peso del animal.
  • No darle nunca las sobras de nuestra comida, la suya ya tiene los suficientes nutrientes que necesita.
  • Que haga ejercicio con regularidad. En el perro, un paseo por la ma√Īana y otro por la noche pueden ayudar bastante. En el gato, jugar unos minutos cada d√≠a pueden mantenerlo en forma.
  • Suprimir todas las golosinas ricas en az√ļcares, en almid√≥n o en grasas.

LA OBESIDAD EN PERROS